Se mueven las encuestas




La nueva encuesta de CPI, difundida el día de ayer por RPP confirma la tendencia ya anunciada por previas encuestas de Datum y el Instituto de Estudios Peruanos: Castillo cae en intención de voto y Keiko Fujimori sube, cerrándose la brecha entre ambos candidatos. De acuerdo a esta última encuesta, Pedro Castillo concentra un 34.2% de intención de voto, mientras que Keiko Fujimori alcanza un 32.0%. Es un 2.2% de distancia entre los candidatos, es decir una drástica reducción del 11% que separaba a los candidatos de acuerdo a la encuesta de Ipsos publicada el 19 de abril por Ipsos. Y todavía falta un mes para las elecciones.


¿Qué factores permiten entender esta evolución en las intenciones de voto de cada candidato? Podemos entender la caída de Pedro Castillo como una consecuencia de lo que parece ser el desinflamiento de una campaña que nunca estuvo, para comenzar, muy perfilada. El usar frases cliché como “No más pobres en un país rico” o el apelar a tácticas de manipulación emocional como el uso de niños en comerciales, o la explotación de la imagen de profesor humilde del candidato Castillo, al parecer, están empezando a quedarse cortas. Si en cierto punto de la campaña pudimos pensar que la gente no necesariamente buscaba propuestas, sino buscaba conectar emocionalmente con un candidato para poder darle el voto, la actualidad muestra que la situación no es del todo así. La evidente ausencia de un equipo técnico alrededor de Castillo, sus poco creíbles intentos de deslinde con Vladimir Cerrón y el disparatado actuar de muchos de sus virtuales congresistas parecen empezar a mellar la campaña del lapicito.


Keiko Fujimori, por el otro lado, está sacando provecho de las carencias de Castillo. En entrevistas, en mítines y en cada oportunidad que se le presenta, la candidata no duda en mencionar con nombre y apellido a diversos miembros de su equipo técnico, ofreciendo propuestas concretas que, si bien muchas de estas hubieran espantado a la Keiko del 2016 (40% del canon para el país, duplicar Pensión 65), parecen estar más alineadas con las demandas de la población. Sin embargo, el factor más importante en la subida de Fujimori, creemos, es la manera en que ha sabido dar la cara ante los ataques y provocaciones de Castillo. El ejemplo más reciente de esto es el haber aceptado la invitación de Castillo a debatir en Santa Mónica, haciendo que el mismo Castillo, quien seguramente pensó que su propuesta sería rechazada, se corriera del debate, dando excusas ilógicas.


Sin embargo, más allá de lo bueno y lo malo de cada candidato en esta contienda, la evolución de los números en las encuestas nos hacen pensar en otro factor en juego, uno que tal vez había sido considerado ineficaz, u obsoleto: el rol de los medios. Las campañas demoledoras contra la figura de Castillo, muchas justificadas mientras que otras no tanto, parecen haber surtido efecto en una población que, se creía, no confiaba ni creía ya en los medios. Lo que sucede, creemos, es que muchas de estas denuncias, que vinculan, por ejemplo, al candidato Castillo con el Movadef, así como todas las denuncias por corrupción (y la eventual condena) a Vladimir Cerrón, que han sido recogidas y difundidas por los medios, resultan demasiado concretas como para no ser creídas. Un reportaje difundido en una emisión reciente del programa Cuarto Poder muestra las obras abandonadas, destruidas o en calamitoso estado por las cuales se cuestiona las gestiones de Cerrón en Junín. Esa realidad es innegable.


Estamos, creemos, ante una campaña en la que cualquier cosa puede aún pasar. Aquello con lo que sí podemos contar, sin embargo, es con el hecho de que muchas sorpresas serán reveladas en el camino.


94 views0 comments