• Redacción

Roberto Chiabra : "El presidente debe abandonar el silencio"

9/01/2022 ContraPoder / Diario Expreso



-La Fiscal de la Nación Zoraida Ávalos abrió investigación al presidente Castillo por presunto patrocinio ilegal y tráfico de influencias, para al día siguiente ponerla en pausa hasta el final del mandato del presidente. ¿Cómo entiende el actuar de la Fiscal?

- Para llegar a este escenario debemos remontarnos a la fallida situación en que no se pudo lograr que el presidente se presente ante el Congreso y dé un mensaje, no a los congresistas, sino a la Nación, para aclarar los cuestionamientos relativos a su conducta personal. En ese momento, él tenía la necesidad de reconocer sus errores, pero no lo hizo, y se escudó en el silencio y los dirigentes de partidos con representación en el Congreso con los que se reunió. Hoy, el presidente ya no tiene la necesidad de hablar, sino tiene la obligación. La Fiscal de la Nación le ha abierto dos investigaciones, una por el Puente Tarata III y PetroPerú, y otra por el tema de los ascensos en las FFAA. Él ha pasado de testigo a investigado en este último caso porque sus las manifestaciones que ha dado no son convincentes. Sin embargo, por mucho tiempo, la Fiscal ha guardado un silencio que no le hace bien ni a ella ni a la justicia peruana. ¿Qué esperamos entonces del presidente? Que salga a hablar. Él tiene la obligación de rendir cuentas.

-¿Le parece que existió algún nivel de complicidad de parte de la Fiscalía, al actuar con tan poca celeridad?

- Hay quienes dicen que la Fiscal está cumpliendo con su tarea, que al presidente no se le puede acusar. Sin embargo, en ningún lado dice que no se le puede investigar. La Fiscal ha tomado la parte más radical de su tarea, y no quiere ni investigar. Sin embargo, son casos que involucran a otras personas, a lobbistas, al gerente de PetroPerú… Si la Fiscalía avanza, en algún momento va a llegar al presidente. En ese sentido el actuar de la Fiscal deja la sospecha abierta. Lo que está haciendo es librar al presidente de la esfera legal, pero se lo está dejando al Congreso en la parte moral, que no necesita de prueba legal, sino solamente de un análisis de sus actos.

-El abogado del presidente dijo que la lista de visitantes a la casa de Breña no existe, y por lo tanto no se entregará. ¿Está admitiendo que las reuniones eran clandestinas?

-Flaco favor le hace el abogado que ha escogido el presidente. ¿Creen que por no entregar la lista se van a salvar? Es una situación muy difícil, donde hay sospechas de corrupción, y lo que vemos es un Ejecutivo con una reacción muy infantil, por no decir otra cosa. La premier, por ejemplo, primero dijo que ya habían entregado la lista, lo que era falso, después dijo que no sabía el detalle, luego dijo que por transparencia lo iban a entregar. Ahora, dicen que no la van a entregar.

-¿Cree que estas idas y venidas terminan desgastando al gabinete?

- Creo que el único ministro que debe quedarse, al cual le doy la confianza porque tiene recién pocos días, es el de Educación. Del resto, no hay ninguno rescatable. Lo que ha hecho el ministro de Salud es continuar con la vacunación, pero ¿qué ha hecho para mejorar la atención primaria de salud, para la atención de pacientes con enfermedades crónicas? Eso, además de su conducta personal. ¿Qué podemos decir de los ministros de Defensa y el Canciller, en un papelón navideño al intentar expulsar 41 venezolanos y al final todos se tuvieron que regresar a sus casas porque Maduro no les contestaba el teléfono? Tenemos un ministro de Economía que peca de triunfalismo cuando estamos en una situación delicada y todo es producto del rebote. ¿Cómo podemos tener una premier antiminera? Ella dice que no es antiminera, qué suerte, imagínese si lo fuera (risas)

-Ha empezado a circular una moción de censura contra el Ministro de Transportes Juan Silva. ¿Usted apoya la moción?

-Es una vergüenza tener un ministro que transó con los transportistas informales y ahora poco a poco está logrando el empadronamiento de colectiveros. Lo que le digo al ministro es que, de cada muerte que se produzca en las carreteras, él va a tener responsabilidad moral también. Espero que la moción no se quede en ocho firmas, sino que llegue a las necesarias para censurar al ministro.

-¿Cómo ve, dentro del Congreso, los ánimos respecto a un eventual segundo pedido de vacancia?

-Lo que puedo decir respecto al primer pedido de vacancia, es que una vacancia no se presenta así, a título individual. Para eso hay que generar consensos. El resultado se vio en la votación: Llegamos a 46, más 4 que se abstuvieron, no se llegó a los 52 votos necesarios para convocar al presidente. Sin embargo, repito, el presidente tiene que saber que está en el campo de lo moral, no lo judicial, y si no aclara todo lo que tiene que aclarar va a llegar un momento en que nadie le podrá defender. No creo que todos los dirigentes que acudieron a salvarle la vida en el primer pedido lo hagan dos veces.

-¿El presidente llegará a fin de año?

-Para que una moción de vacancia sea efectiva deben conjugarse varios factores. Hay uno que es importantísimo, que es la población. Si seguimos en una coyuntura donde el costo de vida se mantiene alto, los sueldos no cubren el mes, y, encima, la inseguridad ciudadana crece a tal punto que te roban en la puerta de tu casa y nadie hace nada, es la población la primera que va a pedir al Congreso que saquen a este presidente. Si este gobierno sigue a este ritmo, en quince días vamos a estar en una situación así. El presidente tiene que abandonar el silencio.

-Cuál cree usted será el mayor reto del 2022?

-El mayor reto es cómo superarnos integralmente como país, y eso no lo llego a ver. Seguimos mal, con un gobierno que busca soluciones sectoriales cuando los problemas son transversales. Por ejemplo, para la vuelta a la educación presencial, ha sido evidente que no hay una coordinación entre ministerios para garantizar el retorno a las aulas. Espero, por el bien de nuestro país, que todos mejoremos. Como digo, no hay que contagiar Covid, sino hay que contagiar entusiasmo, superación. Hagamos cada uno nuestra tarea : la presa, los políticos. De peores situaciones hemos salido, pero en este momento no nos podemos demorar tanto. Todos tenemos la palabra, y el presidente es el primero. Si el presidente reacciona, todos empezaremos a ayudar, pero si va a continuar escondiéndose en el silencio, flaco favor se va a hacer a sí mismo, a su gestión y al Perú.


773 visualizaciones0 comentarios