Análisis – McConnell y la inocencia de Donald Trump




Si bien ya han pasado varios días desde la finalización del juicio político de Donald Trump, proceso constitucional que concluyó con la absolución del ex – mandatario de los Estados Unidos de América luego de que un resultado de cincuenta y siete senadores a favor y cuarenta y tres en contra no lograse alcanzar las dos terceras partes de congresistas necesarias para resolver de manera contraria, la polémica aún no ha terminado. Las últimas novedades recaen en las palabras del senador republicano Mitch McConnell, quien señaló que Trump “aún no se ha librado de la responsabilidad que tiene por ser el autor intelectual de los atentados sobre el Capitolio”. Sin embargo ¿qué tan coherente son las palabras de McConnell entendidas desde el contexto actual? El presente análisis se aboca al análisis de dicha cuestión y proposición de una posible respuesta.

En primer lugar, es menester resaltar una característica de la condición de “absuelto”. De un lado, es cierto que dicha resolución libera a Donald Trump (y a cualquiera que la reciba) de ser sometido a una sanción a raíz de los cargos que se presenten. No obstante, la absolución no libera a la persona de la acusación por la cual se le imputa. Es posible entender esto de la siguiente manera: el ex – presidente, si bien no va a recibir una sanción y ni continuará siendo objeto de los cargos constitucionales en su contra, aún no está libre de la acusación formal presentada sobre su persona.

Sin embargo, en segundo lugar, hay otro elemento que no puede ser dejado de lado en toda esta situación, que es la presunción de inocencia, parte fundamental de las bases constitucionales en Estados Unidos de América, y que, a su vez, tiene sus raíces en los Derechos Humanos. Esto, naturalmente, significa una sola cosa: Donald Trump, al no haber sido sancionado, sigue siendo inocente, y no sólo eso: dicho principio también conlleva a que la persona que aún es considerada como no culpable continúe siendo tratada como tal.

Por lo tanto, bajo los principios anteriormente esbozados, y teniendo en cuenta que el vacío legal que deja la falta la liberación de los cargos constitucionales pero no de la acusación por la posible autoría intelectual por los atentados, este es llenado por la presunción de inocencia, propia de los Derechos Humanos Universales. Siendo así, las afirmaciones de McConnell al afirmar que “Donald Trump no se ha librado de la responsabilidad” por su supuesta autoría evidencia una actitud parcializada y poco apegada a las leyes estadounidenses. Responsable es aquel que es declarado culpable de una imputación, no alguien que es acusado. Redactado por Adrián Torres John

101 views0 comments